Colombia, 16 de Abril de 2014
Biblioteca Virtual Búsqueda Videoteca Contacto
1200 Años de Historia Version impresa 1200 Años de Historia Version impresa

Ir a página:  |  1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  6  |  7  |  8  |  9  |  10  |  11  |  12  |  13  |  14  |  15  |  16  |  17  |  18  |  19  |  20  | 
 

Guerra en Corea

Batallón ColombiaEl Batallón Colombia

En 1945, tropas estadounidenses y rusas liberaron la peninsula coreana del yugo japonés. Estos habían invadido y gobernado desde hacía treinta y cinco años. Como medida temporal, las dos potencias habían acordado dividir la nación sobre el paralelo 38, dejando en el norte un régimen comunista y en el sur un régimen capitalista.

Entre el año de 1945 y 1950, la preparción militar de Corea del Norte excedía en exceso las capacidades defensivas de Corea del Sur. Este desarrollo se debía seguramente a la intención de unificar la peninsula mediante la fuerza, todo dentro de los objetivos estrategicos de la Guerra Fria.

Paralelo 38El 25 de junio de 1950 tropas de Corea del Norte por fin lanzan la ofensiva e invaden Corea del Sur. El ataque sorpresivo, autorizado por Moscú dio, en principio, grandes frutos al ejército norcoreano, obligando el retiro de las fuerzas estadounidenses muy por debajo del Paralelo 38. 10 Divisiones de combate, con tanques y artillería de manufactura sovietica inundaron el sur capturando Seul, capital de Corea del Sur en tres días.

El día 27 el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas insta a todos sus miembros unirse, prestar apoyo y asistencia a las fuerzas de la ONU que enfrentarían la amenaza comunista en esa nación asiática. Poco tiempo después 18 naciones ofrecieron apoyo militar.

En cuanto a los paises latinoamericanos, los Estados Unidos esperaba que cada uno aportara una Compañia de hombres pero de México, Argentina y Brasil esperaban un Regimiento. Si bien las naciones latinoamericanas todas apoyaron las acciones emprendidas por las Naciones Unidas, muy distinta fue la reacción en comprometer sus milicias en un escenario tan alejado como el asiatico y más sabiendo que en el fondo se trataba de una lucha entre la Unión Sovietica y los EE UU. Además estaba el costo de embarcarse en semejante aventura. La participación de cada país incluía que éste cubriría los costos de sus hombres. Los Estados Unidos suministraría lo necesario, pero al final le pasaría la cuenta a cada gobierno.Gral Douglas MacArthur

Contra la agresión norcoreana la respuesta de los estadounidenses fue nombrar Comandante de las Fuerzas de las Naciones Unidas al General Douglas MacArthur, acantonado en Japón, heroe de la Segunda Guerra Mundial y personaje muy querido en esta parte del mundo. Este al frente de las fuerzas de ocupación en Japón, quienes no estaban preparadas para afrontar una guerra, fueron desplazadas de inmediato al nuevo teatro de operaciones.

El día 30 de junio, el presidente electo de Colombia, Dr. Laureano Gómez Presidente Laureano GómezCastro en un discurso ante la Sociedad Americana sostuvo "su aprobación a una pronta y enérgica acción de los Estados Unidos en Corea y el apoyo irrestricto de su próximo gobierno en defensa de los derechos humanos." Dado su sensible odio por el comunismo internacional, con esto Gómez comenzaba a insinuar el apoyo militar que Colombia daría en el conflicto coreano pero también habían otras razones, desde el 49, el ex Presidente Ospina Pérez se había atrevido a cerrar el Congreso que permanecía clausurado por las instigaciones de los congresistas liberales que buscaban hacerlo caer del poder. El país vivía en un estado de corte netamente dictatorial, además del ultraderechismo reconocido del presidente electo, gran admirador de Mussolini, Franco y Hitler, que francamente eran muy mal vistos en el país del norte, al cual había que agregar que el orden público seguía desbordándose y quizá ésta sería una formula para congraciarse con el poderoso del norte y a la vez, la obtención de nuevos pertrechos militares que requerían con urgencia las Fuerzas Armadas.
ARC Almirante Padilla
El Ministro de Guerra, Roberto Urdaneta había el 28 de julio de 1950 ofrecido formalmente el aporte de una fragata de la Armada de Colombia, la "Almirante Padilla" y cuando fue ratificado en el cargo por el nuevo Presidente Gómez, el 7 de agosto, formalizó el 14 de noviembre, la oferta de un batallón de 1080 hombres a las fuerzas de las Naciones Unidas combatiendo en la península coreana.

Las fuerzas del General MacArthur, mal preparadas para enfrentar los invasores pronto se encontraron retrocediendo ante los coreanos del norte. Reorganizando sus fuerzas, MacArthur intentó un movimiento para invadir y dividir de nuevo la península 150 millas dentro de las líneas enemigas. Su estrategia le dio los resultados necesarios para cambiar dramáticamente la situación al destruir gran parte del ejército invasor y empujando las divisiones norcoreanas sobrevivientes bien adentro del norte.

Esta situación preocupó en extremo al gobierno de la China pues de continuar la debacle norcoreana las fuerzas de las Naciones Unidas y en particular las estadounidenses quedarían sobre su frontera con Corea, el río Yalu, convirtiendose en una evidente amenza para la Revolución China. La respuesta estaba en la creación de un cuerpo chino de "voluntarios" denominados Ejército del Pueblo, a quienes se les ordenó ingresar al territorio coreano para esperar a las fuerzas de la Naciones Unidas. 500 mil tropas cruzaron el Río Yalu y se situaron en la frontera dentro de Corea.

Gral Matthew B. RidgewayMientras las tropas estadounidenses con las Naciones Unidas, celebraban su tradicional "Thanksgiving Day" de 1950, el Ejercito del Pueblo se preparaba para defender su patria. Al día siguiente  300 mil tropas atacaron sorpresivamente a los aliados. El ataque los puso a retroceder a la carrera. El avance chino era incontenible. Para principios de 1951 Seul había caído de nuevo. El General Matthew B. Ridgeway fue nombrado Comandantes del Teatro de Operaciones por el General MacArthur y éste por fin logró contener el avance chino.

El General MacArthur exigió llevar la guerra contra la China mediante el bombGral James A. Van Fleetardeo de ciudades, pero encontró una ferrea resistencia por parte del Presidente Truman quien consideró que esto podría iniciar la III Guerra Mundial. El desacuerdo con MacArthur lo llevó a relevarlo del mando. (ver video El Relevo del General MacArthur en Corea). El nuevo Comandante Supremo en el Medio Oriente fue el General Ridgeway. En el Octavo Ejército lo reemplazó el General James A. Van Fleet.

La situación en el Teatro de Operaciones quedó casi en la misma situación que al comienzo de la guerra, sin que ninguna de las dos partes pudieran avanzar ni lograr claros objetivos para alcanzar una victoria.

Esta fue la situación que encontraron a partir del 15 de junio de 1951 las tropas colombianas del Batallón Colombia, cuando hicieron presencia en la guerra bajo el mando del Teniente Coronel Jaime Polanía Puyo. Los colombianos viajaron en el Aiken Victory, buque transporte de la US Navy que anclaba en esa fecha en la Bahía de Pusan. Al día siguiente el buque atracaba en el muelle y los militares sudamericanos recibían la bienvenida por parte del Presidente surcoreano Syngman Rhee. Al fondo se aTeniente Coronel Jaime Polanía Puyopreciaban los pañuelos blancos de algunos de los soldados colombianos que habían sido transportados por vía aérea al "quedarse" resagados en una breve escala en Hawaii (posteriormente se les haría Consejo de Guerra). Por primera vez sonaba el Himno Nacional en Corea. Los colombianos de inmediato se instalaron en más de un centenar de carpas que podían albergar comodamente a diez y ocho hombres. Próxima a la unidad estaban las tropas etíopes.

Se inicia un intensivo entrenamiento que copará las siguientes seis semanas del "Colombia". Muchas de las armas no se habían conocido con anterioridad, lo que entrañaba seria dificultad pues pasaban del manual a la realidad. El 26 de junio el "Colombia" recibió la visita del General James Van Fleet de la cual produjo un comunicado en cuyos apartes dice:

"En mi reciente visita al Centro de Recepción de las Naciones Unidas, quedé vivamente impresionado por el vigor, actitud de alerta y entusiasmo de los oficiales y soldados del Batallón Colombia. Ellos reflejan crédito para la madre patria al igual que para el Octavo Ejército. Con tales hombres nada es imposible y estoy en la certeza de que ellos habrán de colocarse entre los distinguidos del campo de batalla. Yo considero la inclusión de su magnífica unidad a mi comando como un honor personal y un privilegio y aprecio la responsablidad que ello demanda."

La finalización del entrenamiento es considerado sobresaliente por los severos arbitros estadounidenses indicando que los colombianos estaban listos para entrar en acción.

El General Blackshear Bryan de la Vigesíma Cuarta División se convirtió en el nuevo comandante del  "Colombia", quienes bajo el mando del español-estadounidense Coronel Ginés Pérez fue agregado al Regimiento 21.º de Infantería en las vecindades de Chunchon sobre el valle de Puk-han. Estando el "Colombia" en la reserva se dedicó al entrenamiento y patrullaje contra acciones guerrilleras norcoreanas.

Ginés Pérez había insistido mucho en que el "Colombia" fuera integrado a su unidad. Como hispano quería comandar tropas de su misma ascendencia y lo había logrado. Así que quizo inaugurar al "Colombia" en combate el 7 de agosto, día Nacional, con tres patrullas de reconocimiento ofensivo. El Cr. Polanía  envió una compañia bajo el mando del Capitán Alvaro Valencia Tovar. Los comandantes de pelotón fueron los subtenientes Rafael Serrano, Eduardo Arguello y Bernardo Lema. Once heridos había sufrido la patrulla tras ocupar el objetivo.

Una tarde el Cr. Polanía recibió una llamada la cual fue atendida por su ayudante, el soldado Patacón. El ayudante le informó a la persona que llamaba que el Coronel se encontraba dormido por lo tanto no lo podía pasar. Al informar a Polanía sobre la llamada le dijo:  

-Mi Coronel lo llamó una vieja de esas que dicen que son oficiales (las WAC) y preguntó por usted.

-¿ Y cómo pudo entenderle? le preguntó sorprendido Polanía Puyo.

-Pues hablaba muy claro en español y dijo que era la Coronela Inés Pérez ......... pero yo no quise despertarlo.

El 2 de octubre la División 24.º recibe ordenes de relevar 7.º División en el frente. El Cr. Pérez fue relevado por el Cr. Vander Heide en el comando del Regimiento 21.º, unidad del "Colombia".

Soldado Oliverio Cruz HerreraSargento Daniel A. HurtadoCabo Segundo Helio de Jesús RamosAhora en el frente comienzan las patrullas. El día 7 cayeron los primeros tres heroes, el Sargento Segundo Daniel Hurtado, Cabo Primero Helio de Jesús Ramos Henao y soldado Oliverio Cruz Herrera. Dos patrullas se había destacado. La primera alcanzó su objetivo y regreso sin novedad pero la segunda al mando del Teniente Guillermo Peláez al avanzar por entre el valle recibió fuego de morteros. Al regresar toma contacto con una patrulla estadounidense en misión similar cuando los chinos incrementaron su fuego de granadas y morteros causando la muerte inmediata de tres unidades de los estadounidenses y del Cabo Ramos Henao. El Sargento Daniel Hurtado y el soldado Oliverio Cruz resultaron heridos, falleciendo al ser evacuados antes de recibir los primeros auxilios.

Primer prisionero chino capturado por unidades colombianasLlegaría el 13 de octubre para que el "Colombia" participara en la Operación Nómada. Tres pendientes escarpadas eran el objetivo. Los cerros 23, 24, 25 que en colombiano eran La Teta, Don Polo (en referencia a Polanía) y el Chamizo (en referencia al Teniente Valencia Hurtado). Las Compañías A y C tendrían como objetivo el Chamizo y Don Polo. Saliendo antes del amanecer para aprovechar la oscuridad, el subteniente Raúl Martínez al frente de la Compañía C alcanzó su posición en La Teta antes de aclarar el día. A las 8:00 AM se dio la orden de atacar sin fuego de preparación para garantizar la sorpresa. Cayeron los primeros heridos, el cabo primero Jorge R. Vallejo comandante del la Primera Escuadra, el radioperador y cuatro soldados. El ataque culminó en las zanjas de arrastre de que abandonó el enemigo.

Mientras tanto el pelotón del subteniente Bernardo Lema Henao se aproximaba al centro de Don Polo. Al tiempo de recibir fuego de apoyo por parte de Martínez en la Teta, tambien recibe fuego enemigo que mata al apuntador de la ametralladora .30.

Asalto en el ChamizoCaicedo Montua, en el ala opuesta avanzaba bajo fuego enemigo con respuesta precisa de su escuadra de fusileros. El Chamizo era un objetivo esquivo para Caicedo. El volumen de fuego enemigo sobre el objetivo impedía su avance. Con un asalto temerario, Caicedo logró consolidar su posición encontrandose con el subteniente Serrano quien llega en su apoyo.

Lema Henao sigue dificilmente su avance sobre Don Polo. Martínez tambien avanza sobre el mismo cerro en su apoyo.

Cuando al fin los colombianos estaban en posición para el asalto final. El subteniente Caicedo Montua le dice al subteniente Serrano:

-Es hora de lanzarnos al asalto!

-Es la hora de la bayoneta, hermanito! responde Serrano con una sonrisa.

-En nombre de la Virgen y por Colombia, al asalto! gritó Caicedo.

-Viva Colombia! respondieron los hombres avanzando como fieras enardecidas.

El cabo Nolasco Espinal y el soldado Jorge Wilches coronan la cima. Terrible fue la toma de la posición china. La defensa fue furiosa pero el arrojo colombiano fue incontenible. Los defensores huyen siendo abatidos por las armas de los compañeros sudamericanos llenando las trincheras de sangre, cadáveres y armas enemigas. Caen en manos de los subtenientes, prendas, equipos y prisioneros llenos de pavor.

Prisioneros ChinosLos cuatro pelotones permanecen en las posiciones conquistadas toda la noche organizandolas y mejorandolas para reanudar la ofensiva. Durante los siguientes días las tropas patrullan intensamente. Casamatas que no habían visto antes son descubiertas y dan lugar a combates y nueva capturas de prisioneros. 84 muertos del enemigo se encuentran en el frente del "Colombia". El día 16 llegan los relevos del ejército surcoreano.

Esa noche el Puesto de Mando recibe la Orden de Operaciones No. 41 del Regimiento 21º. Eran las ordenes para finalizar la Operación Nómada con la toma de las alturas dominantes sobre el valle de Kumsong. Es un avance que se hará en territorio enemigo. Lentamente el Batallón empieza el penoso despliegue apoyado por la aviación y la artillería amigas.

El día 20, mientras el Puesto de Mando se desplazaba hacía la primer línea, una ráfaga de ametralladora hirió al Comandante del "Colombia" Teniente Coronel Jaime Polanía Puyo y destroza la cara del fiel José Hilario Patacón, su ayudante.

"El teniente coronel Polanía Puyo, desde la camilla donde era conducido hacia la retaguardia, en su mano el micrófono del radio de campaña, lanzó a sus hombres  vibrante arenga recibida por todas las estaciones en escucha silenciosa, señalando a Kumsong como la meta de honor de su unidad, de la que pugnó hasta último momento por no dejarse evacuar. Su coraje, su determinación de lucha, el aliento heroico que dejó a sus hombres al partir, galvanizaron al batallón como quizá no lo había estado en momento alguno."

Gen. Alvaro Valencia Tovar

Corea, resurgimiento de las cenizas

El Mayor Luís Etilio Leyva asumió el comando y continuó al frente del ataque segundado por el Mayor Alfonso Novoa Morales, quien asumió como segundo comandante. El 22 al amanecer se inició el ataque. Nada detendría el avance colombiano. Una enconada resisitencia apareció sin asemejarse en nada a la desplegada sobre El Chamizo, La Teta y Don Polo. Los hombres del "Colombia" no detendrían su avance hasta coronar los objetivos finales.

No habían terminado de consolidar el objetivo tomado en bravísima lucha cuando descendió en un pequeño helicóptero el Mayor General Blackshear Bryan, Comandante de la Vigésima Cuarta División. El jefe vibraba de emoción al decir:

Cabo Nolasco Espinel recibe condecoración"He combatido en tres guerras, pensé que nada me faltaba por ver en el campo del heroísmo y de la intrepidez humana. Pero me faltaba ver combatir al Batallón Colombia".

Las acciones de los hombres del "Colombia" durante la Operación Nómada merecieron el reconocimiento, tanto del gobierno coreano como del estadounidense. Las citaciones presidenciales de ambas naciones permanencen adheridas  a su bandera.

Tras pasar la primera navidad en las trincheras soportando un clima helado, el día 31 de diciembre, último de 1951, se desplegaron 3 patrullas con ordenes de cruzar las líneas enemigas. Correspondió al Subteniente Camilo Torres Cruz comandar el tercer pelotón de la Compañia A cuyo objetivo fue alcanzar los escombros de la aldea Cho So-ri, dos kilometros al norte de los puestos de avanzada. Los informes de inteligencia coincidieron con los hallazgos de la patrulla por lo cual Torres solicitó fuego de artillería sobre los objetivos descubiertos. La unidad se lanzó al ataque siendo impactados y muertos el Cabo Gonzalo Sánchez así como el soldado Hidalgo. Sin embargo se cumplió la toma de la posición.

La respuesta china no se hizo esperar y devolviendo un intenso fuego se evidencia un contrataque de fuerzas superiores, por lo cual el Subteniente Torres ordena el repliegue para cubrirse con la defensa de la artllería propia. El fuego de ametralladoras enemigo hiere al soldado López y en el desprendimiento de toda la unidad hacia terreno seguro, son heridos el Cabo Duarte y dos camilleros coreanos.

Ya en terreno seguro el Subteniente Torres verificó que le faltaban 5 hombres, informó de inmediato al Capitán Alvaro Valencia Tovar quien dirigía la operación desde el puesto de mando y quien había reemplazado como S-3 el 25 de diciembre al Mayor Luís Etilio Leiva trasladado a Tokio.

Difícil dilema se le plantea al Capitán Valencia. Ordenar el regreso de la patrulla en busca de los hombres faltantes quienes podrían estar muertos, heridos o capturados, o dar por concluida la misión y poner a salvo la patrulla de Torres. Llega al puesto de mando el Mayor Capitán Alvaro Valencia TovarGeneral Henry Hodes, nuevo comandante de la Vigésima Cuarta División, unidad a la cual estaba adscrito el "Colombia". Enterado del dilema de Valencia, preguntó cual sería su decisión. La respuesta de Valencia lo sorprendió. La orden era de regresar en la busqueda de los compañeros faltantes. El General estuvo completamente en desacuerdo, ¿como arriesgar más de cuarenta hombres ante el destino incierto de cinco, muy probablemente muertos o prisioneros? El Capitán Valencia se sostuvo en su decisión ante el evidente disgusto de Hodes. Decía Valencia, los combatientes colombianos no se abandonaban a la merced del enemigo! Había posibles sobrevivientes o heridos. Los cádaveres mismos tenían que ser rescatados. El General ordenó se comunicara al Comandante de Batallón, Teniente Coronel Polanía Puyo, pero Polanía no se hallaba en la unidad. Muy disgustado el General Hodes abandonó el puesto de mando pero permanenciendo al frente dentro de su vehiculo.

El Subteniente Torres recibió la orden de rescatar a sus soldados, utilizando la sorpresa que significaría su reaparición en el área que acababa de abandonar. La sorpresa fue evidente y permitió causar nuevas bajas al adversario tomado fuera de sus posiciones. Los apoyos programados cumplieron la tarea y la patrulla regresó sin nuevas pérdidas. Cuatro muertos y dos heridos fue el saldo final del operatiMayor Gral Henry Hodesvo. Dos heridos rescatados con dos muertos en la segunda fase.

-Es la decisión más extraña que he oído, sentenció el General Hodes al enterarse del resultado. Yo no la hubiera tomado, pero lo felicito, Capitán.

Uno de los oficiales estadounidenses que se desempeñaba como observador de artillería, llamó personalmente al comando del regimiento para manifestar su admiración por los colombianos, que correspondiendo a su ya bien ganada fama, dejaban otra vez más, muy en alto el nombre de la patria y de su ejército.

"El Colombia" estaba incorporada a la Vigésima Cuarta División que fue trasladada a Tokio por lo cual los colombianos fueron adscritos a la Séptima División. Al despedirse los mandos colombianos de la cúpula de la Vigésima Cuarta División, el rudo General Hodes muy emotivo y cálido despidió a cada uno de los oficiales presentes. Al llegar al Capitán Valencia Tovar sonrió y dijo:

-Capitán Valencia usted es un S-3 de batallón audaz y valiente. De haber sido yo su comandante ese primer día del año, lo habría despedido de esa posición. Tras su logro, lo habría ascendido. Esos son los azares e incertidumbres de la guerra.

El Batallón Colombia ingresa a la Séptima DivisiónEl 9 de febrero el General Lyman L. Lemnitzer organizó una parada militar para recibir oficialmente la unidad colombiana a la Séptima División y agregado al Regimiento 31º, convirtiéndose en el cuarto batallón de esa unidad bajo el mando del Coronel Noel M. Cox.

Los relevos procedentes de Colombia permiten copar los faltantes del Batallón a raíz de las bajas y heridos. Quienes han cumplido su periodo regresan al país.Gral Lyman L. Lemnitzer

La nueva posición del "Colombia" era llano con algunos montículos aislados y tenía al frente un espolón rocoso que aparecía en el mapa con 400 msm. se desprendía de una formidable elevación de 1.100 msm. De allí los colombianos lo bautizaron Cerro 400. En la cima había un observatorio enemigo y por sus laderas habían fortificaciones, material de guerra y mucha tropa china. 

El General Lemnitzer en prevención de una posible ofensiva china desarrolló a partir del 11 de mayo la Operación Thunderbolt. Un impresionante poder de fuego fue desplegado sobre los cerros 1.100 y 400 con bombardeos aereos complementando la artillería de la División.

En vecindades del Cerro 400 un tanque golpeo una mina quedando inutilizado y heridos sus tripulantes. Nuevamente el S-3 Valencia ordenó una misión de rescate, recuperando el vehiculo averiado y poniendo a salvo sus tripulantes.

El Teniente Coronel Polanía Puyo recibió la solicitud del Coronel Cox, Comandante del Regimiento para que el S-3 del Batallón Colombia, Capitán Alvaro Valencia Tovar fuera asignado como miembro efectivo del Estado Mayor del Regimiento en calidad de S-3. Unico caso que se registro en todo el Octavo Ejército.

El 22 de mayo el Subteniente Vladimir Valek Moure fue encargado de hacer un registro al montículo más alejado de la línea en el frente del Batallón Colombia. Operativo diurno ejecutado resultó en la muerte del Subteniente Valek y numerosos heridos de su pelotón. Al arribar al objetivo recibieron fuego de morteros. Caía el primer oficial del Ejército colombiano en Corea.

Batalla del Cerro 400El de 10 de junio el Comandante encargado del Batallón, Mayor Luís Etilio Leiva, recibió la orden de operaciones Top Secret para la Operación Climber. El objetivo era el asalto del temible Cerro 400. La inteligencia militar hacia meses no recibía nuevas informaciones pues no había recientes capturas de prisioneros con información valiosa. Urgente era enriquecer con nuevas informaciones a los servicios de inteligencia.

La misión se le encomendó a la Compañia A del Capitán Luís M. Galindo Vargas. Sus oficiales eran los Tenientes Carlos E. Leaño Gómez, Jaime Garzón Garavito, Bernardo González Quiroz y los Subtenientes Víctor H. Salguero Flóres y Mario N. Bernal Avella. Bernal Avella al mando del Tercer Pelotón fue designado para el asalto a la posición. Leiva seleccionó un terrero similar en la retaguardia y allí ensayó la operación de asalto. Día y noche obligó a sus hombres efectuar las maniobras hasta alcanzar la perfección.

El 21 de junio la Compañia A partió hacia el objetivo. Traspasan las posicionesLa Compañía A parte hacia el objetivo propias con efectivos estadounidenses y los pelotones Primero y Segundo se ubican en sus posiciones de apoyo, a trescientos y cien metros respectivamente. Veinte minutos después cruzó hacia el objetivo el subteniente Bernal con el pelotón de asalto. Faltando cincuenta metros, fue descubierto por el enemigo que reaccionó de inmediato con fuego de armas automaticas y granadas de mano. Recibiendo fuego de apoyo ya acordado lanzó el asalto con bayoneta calada para combate cuerpo a cuerpo. Antes de ocupar el objetivo todo fue un infierno ensordecedor. Explosiones de artillería, morteros, granadas, tanques, cohetes y los disparos de ametralladoras y armas automaticas.

Bernal con la primera escuadra al mando del Cabo Segundo Jesús Campos Mancera, atacaba el objetivo por el frente. La segunda escuadra por el flanco izquierdo al mando del Cabo Segundo Luís Miguel Barrios con el Sargento Segundo Alfredo Delgadillo F. y por la derecha  la escuadra del Cabo Segundo Baudilio Ospina Muñoz.

El Subteniente Bernal lideró gran ímpetu al ataque, seguido por los Cabos Campos y Ospina, quienes heridos continuaron avanzando en forma rauda y eficiente llevando al resto del Pelotón. Tomado el objetivo, el soldado Pedro Alcántara Pira, saltaba emocionado en la cima ondeando una pequeña bandera tricolor hasta recibir una esquirla. El tricolor fue recogido por el Cabo Delgado quien siguió ondeándolo hasta que los camilleros recogieron a su compañero herido. Las bajas fueron, del pelotón de asalto: el soldado Juan de Dios Gómez, muerto con bayoneta por un chino y 15 heridos. En el pelotón del Teniente González, el Cabo Segundo Miguel Sierra Suárez y el soldado Gilberto Melgarejo Pinzón, muertos por la artillería pero sus cuerpos fueron llevados por el enemigo. En el Pelotón del subteniente Salguero, el soldado Francisco Sanín Romero murió de esquirlas de mortero.

Prisioneros heridos y capturados en el Cerro 400El Puesto de Mando del Primer Batallón del Regimiento 31º se convirtió en un palco para observar el desarrollo de la operación. Allí se encontraba el Mayor Leiva como Comandante encargado del Batallón, el Coronel Lloyd R. Moses, Comandante del Regimiento, el General Lemnitzer con su Estado Mayor, Comandante de la División y el General (r) Paul Peabody corresponsal de Vision. Fueron muchos los elogios por la destreza y habilidad de los combatientes colombianos que profirieron los altos mandos, pero lo que más se escuchó fue, "they're crazy!" ante el arrojo temerario de los hombres comandados por el Subteniente Bernal.

El General Peabody comentaría que el General Lemnitzer refiriendose al asalto al Cerro 400, le había dicho que era la mejor acción coordinada que había visto en dos guerras.

La guerra ofensiva había terminado al final de la Operación Nómada. Las esperanzas para finalizar la guerra se redujeron a la mesa de conversaciones en Pan Mun-yung. El Octavo Ejército se dedicó a fortificar las líneas que habían alcanzado. Así a partir del segundo semestre de 1952, la guerra continuo pero en las trincheras. El Ejército de las Naciones Unidas se dedicó a operaciones de constantes patrullajes y ataques de objetivo limitado.

Teniente Coronel Alberto Ruiz NovoaHacia principios de julio llegó al área del Batallón, el Teniente Coronel Alberto Ruiz Novoa. Llegaba para reemplazar al Teniente Coronel Jaime Polanía Puyo como Comandante de la Unidad. Había sido seleccionado por el Coronel Mariano Ospina Rodríguez, Comandante del Ejército en Bogotá por sus antecedentes y excelente hoja de vida. Al momento de su nombramiento ocupaba el Comando de la Escuela de Infantería. El 4 de julio tomó el mando del Batallón frente al nuevo Comandante de la Séptima División, Mayor General Wayne C. Smith y el Coronel Lloyd R. Moses, Comandante del Regimiento.

La ofensiva belica quedó en manos de la artillería y la Fuerza Aérea. Los continuos bombardeos ocasionaron nuevas bajas y heridos entre las tropas colombianas. Murió el Cabo Segundo Janio Luís Calvo y otros 13 hombres resultaron heridos.

El diario trajinar del Batallón Colombia se convirtió en las periódicas patrullas, las rotaciones de posición y sufrir las consecuencias de los intensos bombardeos de la artillería enemiga. Las agresiones se reducen a esporádicos encuentros entre patrullas rivales y asaltos de objetivo limitado. Así pasa el segundo semestre hasta llegar el mes de noviembre.

La novedad es el octavo grupo de relevos que llegan de Colombia. Tras superar el entrenamiento previo en la Brigada de Institutos Militares de Bogotá, el octavo grupo de relevo bajo el mando del Capitán Jorge Robledo Pulido, con 6 oficiales, 50 suboficiales y 149 soldados embarcó en Cartagena el 10 de octubre en el transporte marítimo "General Wood Ford", llegando al área de reserva donde se encontraba El Colombia el 19 de noviembre de 1952 en medio del agudo invierno con temperaturas de -15C para iniciar un nuevo e intenso entrenamiento pero en esta oportunidad, muy cerca del teatro de operaciones.

Compañia D Tenientes Luís A. Garavito y Miguel Ospina RodríguezEl 29 de diciembre El Colombia es trasladado al área de Konsong-gol. Seguía el mismo tedioso trajín de relevos periódicos que oscilaban entre áreas de reserva con sus correspondientes entrenamientos intensivos y paso a la línea de fuego en el frente, llena de patrullajes de combate diurnos y nocturnos, que ponían a prueba la tenacidad colombiana. Las bajas, principalmente heridos, a causa del fuego enemigo lanzado en forma insistente sobre el frente.

El 10 de enero deben relevar al segundo batallón del Regimiento 31.º en la línea principal del frente. Vuelven los malditos patrullajes de combate. Al mando de oficiales salen los pelotones con el fin de toma de prisioneros y material, asalto a algún objetivo, probar la solidez defensiva de un punto o simplemente reconocer el área patrullada.

Al finalizar el mes de enero, se intensifica el patrullaje hay contacto con el enemigo ocasionando serias bajas tanto en heridos como muertos.

El 23 de enero el comando del batallón por la Orden del Día, felicita a los Tenientes Miguel Ospina y Edgardo Vallejo por la conducción de las misiones de  patrullaje efectuadas esos días. Hay mención especial para el radioperador Cabo Primero José Rodríguez Silva, quien con serenidad, a pesar de la intensidad del combate, mantuvo la comunicación informando sobre el desarrollo de la situación, haciendo posible el apoyo de artillería.

El 24, el comando del regimiento dispuso que El Colombia rotara de posición con segundo batallón del regimiento 17 en el sitio de Común-Ni para luego ser relevado en la línea de fuego el día 26 de enero y pasar al área de reserva conocido como Indian Head. Vuelve el descanso y los entrenamientos.

El 12 de febrero una fuerza de tarea de El Colombia realizó una acción de limpieza en el área de Hodback donde capturan 76 individuos, presumiblemente infiltrados.

Coronel William Kern, enemigo de los sudamericanosAl comando del Regimiento 31.º, llega el Coronel William Kern, inflexible y marcadamente obcecado a más de poco amigo de los Suramericanos.

Ruiz Novoa recibe instrucciones de efectuar un "raid" sobre las posiciones enemigas con el fin de capturar prisioneros y documentos a la vez que infligir bajas y daño material a las posiciones fortificadas. La operación es denominada Bárbula y se dan 10 días para escoger el escenario y preparar el operativo.

En marzo nuevamente hay traslado para El Colombia que pasa a ocupar la zona adelantada de "Camp Stewart". Miguel Ospina es asignado como jefe de transmisiones por cual pasa a formar el Estado Mayor del batallón.

Después de un intenso entrenamiento el TC. Ruiz asignó el "raid" a la Compañía C, al mando del capitán Hernando Acevedo, con su ejecutivo, teniente José Jaime Rodríguez y tres pelotones de fusileros a cargo de los tenientes Miguel Piñeres Grimaldi, Luís Alberto Andrade y Luís A. Bernal Baquero. La unidad debía atacar y destruir las posiciones que se encontraban localizadas sobre el cerro 180 con tres cimas que reciben la denominación táctica del 180A, 180B y 180C.

Indice                  Continua

 
Ir a página:  |  1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  6  |  7  |  8  |  9  |  10  |  11  |  12  |  13  |  14  |  15  |  16  |  17  |  18  |  19  |  20  | 
Contáctenos
Biblioteca Virtual Búsqueda avanzada Contáctenos