Colombia, 17 de Abril de 2014
Biblioteca Virtual Búsqueda Videoteca Contacto
Historias de Caballeros Andantes Historias de Caballeros Andantes

Ir a página:  |  1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  6  |  7  |  8  |  9  |  10  |  11  |  12  |  13  |  14  |  15  |  16  | 
 

Antioquia  y Viejo Caldas

Región  segunda

APELLIDOS INCLUIDOS

Abad, Ángel, Arango, Aristizábal, Arrubla, Barreneche, Bernal, Betancur,   Botero, Cadavid,  Calle o de la Calle,  Carrasquilla,  Correa,   Duque, Echavarria, Echeverri, Estrada, Gaviria,  Guerra Peláez,  Henao,   Isaza,  Jaramillo,  Londoño, Lotero, Llano, Marulanda, Maya, Mejía, Montoya,  Ortega, Piedrahita, Posada, Restrepo, Robledo Roldán, Ruiz,  Sáenz, Saldarriaga,  Sanín, Santamaría,Tirado, Toro, Uribe,  Vallejo, Vásquez, Vélez, Villegas,  Zapata,  Zuluaga.

Opinión sobre el desarrollo inicial de la  región antioqueña.

Fue el pueblo  antioqueño, el último en conformarse como una región debidamente poblada y con suficiente autonomía dentro del concierto de los habitantes con los que se formó la Colombia actual. La incursión del Mariscal  Jorge Robledo fundador de Cartago, Anserma, Arma y la Ciudad de Antioquia  a principios de conquista, no fue suficiente razón para poder pensar que teníamos elementos que  consagraran  una región de tanta identidad como lo fueron por ejemplo el Estado del Cauca, o el estado de Santander en la nominación actual.  Antioquia durmió su destino hasta el siglo XVII cuando el gobernador  don  Francisco Silvestre y el oidor visitador don José Antonio Mon y Velarde, conocieron, lideraron, apoyaron y reglamentaron el despertar de la región con la aquiescencia de la Real Audiencia.

La minería del oro de  Zaragoza, Remedios y Cáceres, primer grupo de poblaciones que tuvieron vida propia, se agotó muy pronto y la cadena de producción se rompió dejando  especialmente la población indígena y mestiza, sin trabajo, pero lo peor, sin una ocupación determinada. Si miramos con detenimiento el desarrollo poblacional de la ciudad de Antioquia podemos darnos cuenta que más  rápido que otra cosa, esta ciudad en el siglo XVII apenas tuvo, al principio del siglo, una vida ciudadana de mas o menos importante, pero  desde 1620 sus vecinos empezaron a poblar el sitio de Ana con una explotación ganadera y agrícola: cultivos intensos de maíz, caña de azúcar, pancoger y ganado vacuno, fueron sustituyendo para la región, la agotada minería que parecía ser la única vocación del inicial pueblo antioqueño y adquirió una noción de mucha importancia el valor de la tierra.  Para 1675 se fundó Medellín y empezó a poblarse la región de Rionegro y Marinilla desplazando el desarrollo de la región, desde la ciudad de Antioquia.

Se puede entonces anotar que la población  no indígena ni de color, se inició tarde, con la llegada de algunos  funcionarios españoles, muy pocos por cierto, que se avecindaron allí y quienes hicieron su vida civil en la región. Para la mitad del siglo XVII vemos una emigración más numerosa de españoles, peninsulares y del Nuevo Reino,  la mayoría de ellos de origen vasco, que fueron los que le dieron la verdadera personalidad al pueblo antioqueño. También podemos anotar algunas características que tuvo la colonización de la región cual fue la ser inicialmente  cuna de un muy extenso mestizaje; la incursión de la mano de obra de las gentes de color, la ausencia del sistema de  encomienda  mas abierta y donde abundaron las concesiones extensas e inútiles, condiciones estas, entre otras muchas, que la diferenciaron de las colonizaciones de las otras zonas del país que hemos incluido en este estudio.

Consideramos por fin, que las condiciones humanas que se integraron para formar este pueblo lo hicieron muy diferente a todas las demás regiones y que sus valores hicieron posible la colonización antioqueña se proyectaron en el tiempo haciendo de este personaje un hombre andariego y trashumante.

  Noticia de los  fundadores de los apellidos.

ABAD.

Este apellido es de origen vasco cuyo linaje fue muy extendido en varias provincias castellanas. La casa  más conocida se radicó en el Valle de Gordejuela, extendiéndose después, por toda España y América. La rama que llegó a Antioquia es de origen  castellano y vino en la persona de don  Santos  Abad de la Riba, natural de Palencia, España, nacido por los años de 1750 y sepultado en Medellín  el 29 de enero de 1813. Fueron sus padres don Santos Abad Toro y doña Ángela de la Riba Conde. Casó por 1789 con María de la Luz Jiménez Martínez, hija de Francisco Javier Jiménez  y Estefanía Martínez  López. Parece que este matrimonio se celebró en Yolombó  por 1786, donde nacieron los dos hijos mayores y posteriormente se residenciaron en Rionegro, El Retiro y Medellín  donde nacieron los otros nueve hijos. Los Abad-Jiménez fueron los genitores del apellido Abad en Antioquia.

ÁNGEL.

El apellido Ángel es apellido de origen antiguo, catalán según algunos, tuvo su mayor desarrollo   especialmente en Aragón y Castilla en España. En el  Nuevo Reino de  Granada encontramos inicialmente a Don Félix Ángel del Prado, nacido en Santa Fé de Bogotá por el año de 1632, hijo de don Pedro Ángel, abogado de la Real Audiencia, natural de  las Islas Canarias  y de doña María de Prado hija de don Bernardo Matías de Prado, Portero de Cámara y Estrados de la Real Audiencia en Santafé. Fue el genitor de este apellido en Antioquia. Llegó a la ciudad de Antioquia en 1650 y ejerció la Escribanía Pública  de 1668 a 1686 y allí falleció el 8 de octubre de ese año. Durante el ejercicio de su cargo sostuvo don Félix, varios pleitos por su condición de hijo natural, lo que le valió ser suspendido de su cargo de  Escribano. Un año  más tarde  su cargo fue restituido, por cédula real, con una buena indemnización Le correspondió estar presente en la fundación de Medellín como escribano público.

Flórez de Ocaris nos dice: " El licenciado Pedro Ángel, Abogado de la Real Cancillería del Nuevo Reino,  era canario, y dejó un hijo natural Félix Ángel de Prado, escribano público y Real de Antioquia……" No nos trae Flórez de Ocáris, fecha alguna de la llegada o existencia de don Pedro.

Don Félix fue casado   con doña Catalina González de Amador, hija de los santafereños, don Juan de Amador y doña Bernarda Correa de Soto. Se conocen del matrimonio Ángel de Amador tres hijos: don Pedro sacerdote y cura de Cáceres; doña Josefa Gertrudis casada con don Alfonso García de Gálvis y  don Andrés casado en Medellín en 1687 con doña Catalina Vásquez Romero y quienes fueron los más conocidos genitores del apellido Ángel.   Don Andrés falleció en Santa Fé de Antioquia el 10 de octubre de 1703.

Es conocido además que de la unión  don Félix  con Inés de Guetaria   hubo cuatro hijos naturales, varones, los cuales, también dejaron descendencia con el apellido Ángel en Antioquia.

ARANGO.

Este apellido de origen asturiano, del Concejo de Pravia, que  tuvo su señorío en el valle de Arango. Algunos de sus descendientes usaron el apellido Cuervo.  El apellido en la América fue especialmente extendido en Colombia y Cuba. Es reconocido como uno de los más auténticos apellidos antioqueños y  fue su genitor don Antonio de Arango Valdés, nacido en Asturias, por los años de 1635 y fallecido en Rionegro en 1677.  Fueron sus padres Juan del Campo Valdés y doña María Diez de Arango. Sus abuelos paternos fueron don Diego del Campo Valdés  y doña Velásquida González. Abuelos maternos don Diego Suárez de Arango  y doña Aldonsa Álvarez, todos españoles del sitio de Villagonzaga  en la feligresía de San Martín de Arango. Llegó a Cartagena  en 1655 y  estuvo como militar al  servicio del Rey, por algunos años,  y luego se avecindó en el sitio de Aná. Allí casó en 1660 con doña Olaya de Zafra Castrillón, hija legítima de don Fernando de Zafra Jaramillo y de doña María Castrillón de Heredia. En 1661  el 5 de septiembre, se firmó la carta dote de su matrimonio, recibida de don Juan Jaramillo, tío de la esposa de don Antonio. Se residenciaron en Rionegro y allí formaron su familia. De este matrimonio nacieron seis hijos. Dos varones y cuatro mujeres. El alférez don Esteban de Arango casado en Medellín con doña Gertrudis Vélez de Rivero, padres de ocho hijos varones y genitores de la familia en Antioquia y don Bernardino casado con doña Agustina Ruiz Calzado y Piedrahita, vecinos de Cali y con descendencia conocida.

Este apellido reconocido por su hidalguía tiene como gran mérito el haber estado muy vinculado a la colonización antioqueña donde fueron fundadores y dirigentes de muchas de las poblaciones del antiguo Caldas.

ARISTIZÁBAL.

Apellido vasco, originario de villa Armaría, en la provincia de Guipúzcoa. A quien primero conocemos es a don  don Juan Sebastián Aristizábal Elgorriaga, nacido en Hernani, bautizado en la parroquia de San Juan Bautista el 31 de diciembre de 1700, el último día y año del siglo XVIII. Era hijo de don Domingo  Aristizábal y doña Ana Elgorriaga y Santiago. Casó en San Jerónimo de los Cerros (hoy Antioquia) el 10 de abril de 1719, con doña Luisa  López de Arbeláez Latorre, allí nacida el 21 de noviembre de 1700,  hija de don Pedro López de Arbeláez Zambrano y doña Francisca Latorre Angulo, y de su matrimonio nacieron tres hijos varones residentes y casados en Marinilla: Don Miguel casado con doña Bernarda Jiménez Duque; don José Antonio casado con doña Agustina Ramírez Jiménez y don Francisco casado con Bibiana Ramírez Jiménez, prima hermana de doña Agustina su concuñada. De la descendencia de estos tres matrimonios,  se propagó una numerosa descendencia del apellido Aristizabal en el país.

ARRUBLA.

Dos hermanos: don Tomás Pérez de Rublas y don Juan Pablo Pérez de Rublas, hijos de don Juan José Pérez de Rublas y doña María Teresa Arbizu y Beamont, nacidos en el lugar de Ustes  del Reino de Navarra, España, fueron los genitores en el Nuevo Reino de Granada del apellido que conocemos hoy como Arrubla. Estos dos hermanos se casaron en Santa Fé de Antioquia con  dos hermanas: doña María Teresa y doña Rita Martínez Ferreiro, hijas del apreciado español don Bernardo Martínez Porrua, nacido en   Villa Muros en Galicia y doña Francisca Ferreiro Pérez, también casados en Santa Fé de Antioquia en 1744. De ambos matrimonios hay descendencia.

Conocemos la fecha de nacimiento de don Juan Pablo Pérez de Rublas, nacido en Ustes el 10 de marzo de 1738 y casado con doña Rita, en Santa Fé de Antioquia en 1776.

 La descendencia de este apellido, que no fue muy numerosa y creemos que  es muy poco numerosa  en la Antioquia de hoy, tuvo como principal vecindario en la ciudad de Antioquia y posteriormente en  Manizales donde fue una familia solvente y prestigiosa.

 BARRENECHE

Don Juan Bautista Barreneche Indart, hidalgo español, nacido  en el lugar de Berroeta, del Valle de Baztán, del reino de Navarra  el 11 de marzo de 1743. Hijo de don Juan Martín de Barreneche y doña Catalina de Indart. Don Juan Bautista llegó a Cartagena, del Nuevo Reino de Granada, de 17 años,  en 1760.  Contrajo matrimonio con doña Teresa  Sánchez Rodera, hija de don  Vicente Sánchez Rodera y de doña Nicolasa Sánchez de Guzmán, españoles. Fueron padres de cinco hijos nacidos en Cartagena y en 1.773 se trasladó  toda la familia a Medellín donde se gestó su descendencia con el matrimonio de sus tres hijos varones: don José María Barrenechedon Francisco vecino de Envigado,  quien contrajo matrimonio en Medellín  con doña María Josefa Escobar Correa hijo de estos fue don Mariano Barreneche Escobar quien casó en Santa Martha con doña Rosa Morote y Munive y dejó descendencia y don Juan Bautista casado con doña Joaquina Arango Vélez en Medellín. No fue una familia muy numerosa pero creemos que donde haya un Barreneche tiene origen o ancestro antioqueño. quien contrajo matrimonio con doña  Mariana Carrasquilla Sanmiguel;

BERNAL.

Apellido de origen francés  que en España se extendió por Cataluña, Aragón, Navarra  y Valencia. A la Nueva Granada llegaron varios personajes españoles con este apellido y se establecieron en varias regiones del país. Pero las ramas más numerosas fueron en Tunja desde los primeros días de la conquista y en Antioquia a mediados del siglo XVIII. Para nuestro caso tomaremos al fundador de este apellido en Antioquia don Juan Martín Bernal Márquez, de ilustre cuna, quien había nacido en el Sitio de Calañas  en la serranía de Huelva en 1723 y era hijo de Juan Martín Bernal Márquez y María Márquez Corte. Casó en Rionegro en 1758 con  doña María Joaquina Londoño Piedrahita, hija del comendador don Sancho Londoño y doña María de  Piedrahita, personas muy importantes en Rionegro y quienes formaron, por sus nexos familiares, la mas apreciada élite de la región. Don Juan Martín y doña Joaquina residenciados en Rionegro  tuvieron en su matrimonio 12 hijos, cuyas descendencias estuvieron presentes en la fundación de La Ceja, en Abejorral y en Sonsón, aunque es notorio que el vecindario mayor de la familia fue en  La Ceja.

BETANCUR

Dos personajes originarios de las Islas Canarias, llegaron a establecerse en Antioquia por los años de 1650 y fueron los genitores del apellido en esta región. No conocemos parentesco entre esos señores aunque es muy posible que sí lo hubiera. El apellido Betancur  tiene varias grafías. En las islas Canarias lo encontramos como  Béthencourt, que fue la grafia en España, de este apellido  francés.   En Venezuela, Betancourt. Además es frecuente encontrarlo como Betencort. Para nuestro trabajo usaremos la forma más usual en Colombia: Betancur.

Como Depositario, encontramos en Santa Fé de Antioquia a don Francisco Melían de Betancur  por 1640 y quien debió haber nacido por 1615  y murió en Medellín en 1678 de donde era vecino.  Casado con Margarita Álvarez del Pino y Tabares alrededor de 1646 en Santa Fé de Antioquia.  De este matrimonio nacieron  diez hijos, pero la descendencia de este apellido, muy pronto se extinguió. El segundo de este apellido llegado a Antioquia fue don Manuel de Betancur y Velasco nacido alrededor de 1.629 según su propia declaración y fallecido en 1725. Hijo de don Luis de Betancur, encomendero, de los fundadores de Cáceres y de doña Juana de Velasco. Casó en 1654 con Maria Antonia Álvarez del Pino Tabares y fueron vecinos de Medellín donde formaron una familia de 13 hijos. Su descendencia fue numerosa y la mayoría de los titulares de este apellido en el país tienen como abuelos a estos señores. Doña Margarita y doña María Antonia eran hermanas, hijas de don Diego Álvarez del Pino Arcos Cortés  y doña Beatriz de Tabares, matrimonio muy reconocido en la comunidad de la villa de Aburrá.

BOTERO.


De origen italiano, este apellido llegó a Antioquia en la persona de don Juan Andrés Botero Bernavino de la Sierra. Fueron sus padres  don Juan Bautista Botero y doña  María Manuela Bernabí, naturales de Génova. No conocemos la fecha exacta de su nacimiento. Solo sabemos que fué dejado en  Cartagena pues enfermó en el barco donde venia con destino a Méjico. De Cartagena pasó a Rionegro donde casó con doña  María Antonia Mejía Somoano el 26 de junio de 1719, nacida en Rionegro en 1705. Hija legítima y única de don Ignacio Mejía Ortiz y doña Antonia Somoano Torres. Del matrimonio Botero-Mejía nacieron once hijos en 26 años y solo cinco de los hijos varones hicieron uno de los linajes antioqueños más numerosos y distinguidos. Murió don Juan Andrés en Rionegro  el 7 de junio de 1746 y doña María Antonia en 1781. Este apellido se extendió por todo el país. En Antioquia se avecindaron especialmente en Rionegro, Sonsón, La Ceja, Abejorral, Carolina del Príncipe, Santa Bárbara, La Unión, y Santuario
Sin ninguna duda quien lleve el apellido Botero en Colombia tiene su ancestro en el matrimonio de don Juan Andrés y doña María Antonia.

CADAVID.


Don Silvestre García Cadavid Polé
nació en  Villa Franca de Bierzo en el Reino de León, España,  por los años de 1.700, según  declaraciones suyas en Medellín.  Hijo de Francisco Cadavid García y María Polé, según lo declara en su testamento  el 17 de mayo de 1.783. Casó en primeras nupcias en Medellín en 1724 con doña  Luisa Restrepo Betancur, hija de don  Francisco López de Restrepo y doña Andrea de Batancur. De este matrimonio nacieron tres hijos,  dos varones y una hembra. Uno de sus hijos, fue  José Domingo, quien estudió en San Bartolomé,  se graduó de doctor y se ordenó como sacerdote. Contrajo segundas nupcias don Silvestre,  el  25 de julio de 1741 con doña Ángela María Jiménez Restrepo hija de don Juan Jiménez Fajardo y doña Ángela Restrepo y de este matrimonio nacieron once hijos.
Don Silvestre aparece algunas veces firmando documentos o dando declaraciones con el nombre de Silvestre García Cadavid lo que puede interpretarse, el García, como un segundo nombre, pues este era usado frecuentemente  como nombre, o que usaba el segundo apellido de su padre, caso también frecuente. Lo que es claro es que el linaje que formó don Silvestre siempre usó el apellido Cadavid y que es el único personaje español que conocemos con este apellido del cual fue su genitor en Antioquia. Su descendencia fue numerosa extendida por toda la región.

DE LA CALLE Y CALLE    

Apellido castellano, del valle de Toranzo, Santander, España.  Probó su nobleza en la Real Chancillería de Valladolid en varias oportunidades. Dos hermanos, don Juan y don Bartolomé Pérez de la Calle llegaron de España a  Medellín al iniciar el siglo XVIII. Eran hijos de don Juan Pérez de Palacio y doña Ángela de la Calle Estrada, nacidos en  Armaño, del Reino de León.
La descendencia más numerosa fue la del matrimonio de don Juan Pérez de La Calle quien casó en Medellín el 19 de marzo de 1.703  con doña María Teresa  Vélez de Rivero Toro Zapata, hija de don Juan y doña Manuela. Fueron seis los hijos varones, tres de ellos casados con tres hermanas Velásquez Betancur. Don Juan testó en Medellín  el 8 de agosto de 1750  Don Bartolomé, casó en Medellín el 5 de diciembre de 1706 con doña Mariana Toro Zapata hija de don Cristóbal de Toro Zapata y de doña Ana Guerra Peláez. Don Bartolomé y doña Mariana,  tuvieron ocho hijos, pero solo hubo descendencia por las hijas y el apellido de esta rama se extinguió en poco tiempo.   Don Bartolomé testo en Medellín ante testigos 4 de abril de 1728

CARRASQUILLA.


Se habla de cuatro hermanos, nacidos en San Lucar de Barrameda, portadores del apellido Carrasquilla  y llegados a la Nueva Granada: don Mateo, don Diego, don José Tomás y don Miguel de Rivera y Carrasquilla. Don Mateo  nacido el 21 de septiembre de 1719, el primogénito, llegado a Cartagena y allí Escribano, casado y con descendencia. Don Diego se estableció en Honda, donde fue familiar de Santo Oficio y alcalde de primer voto en 1766 y 1799. Allí casado y con descendencia.  Y don Miguel al cual encontramos en Honda en 1766 y quien fue una de las cabezas de la familia en Antioquia, casado en Honda con doña Clara Rosa San Miguel. Los Rivera Carrasquilla eran hijos de Tomás Francisco Rivera y Carrasquilla, nacido en San Lucar de Barrameda el 10 de septiembre de 1692 y allí casado   el 1 de noviembre de 1718 con María de la O Carmona nacida en San Lucar el 17 de diciembre de 1697.
Además de la presencia de estos cuatro hermanos en la Nueva Granada sabemos de dos sobrinos de ellos, don Tomás y don Juan de Rivera  Carrasquilla Monje, hijos de don Juan Rivera Carrasquilla y doña Juana Monje y Garzón, todos nacidos en San Lucar de Barrameda, y quienes llegaron unos años más tarde a la Nueva Granada: Don Tomás, quien había nacido en 19 de noviembre de 1756 se estableció en Honda donde casó con una prima hermana María Josefa Carrasquilla Sanmiguel hija de don Diego.   Don Juan, nacido en San Lucar de Barrameda el 10 de febrero de 1761  contrajo matrimonio en Medellín  el 27 de febrero de 1785  con doña María Antonia Posada Mauris. Matrimonio con descendencia. Don Juan era médico y ejerció en Medellín varios años donde ocupó importantes posiciones del gobierno y fue genitor de una de las principales familias de Antioquia lo mismo que don Manuel su tío, abuelo del destacado novelista don Tomás Carrasquilla Naranjo nacido en  Santo Domingo en 1858.

CORREA.


El linaje de Correa era  originario de Galicia en España y probó nobleza en la orden de Santiago en 1630. Según  Juan Flórez de Ocáris, quien trajo el apellido a la  Nueva Granada fue don Juan Correa de Soto, natural de Extremadura. España, de quien no tenemos mucha noticia.  Casó en Santafé de Bogotá, con doña Catalina Durán y fueron padres de cuatro hijos.  Este matrimonio, nos dice Flórez de Ocaris, se avecindó en la ciudad  de Antioquia con sus cuatro hijos, dos varones y dos hembras. Los varones: don Manuel Correa  Durán, se estableció en San Jerónimo donde testó en 1683. Casado en la ciudad de Antioquia con doña Catalina Rubio Quirós hija de Luis Rubio Crespo español y Catalina Quirós Santander. Con descendencia. Don Pedro Correa Durán, el otro hijo varón del matrimonio Correa-Durán, había casado en Santa Fé de Bogotá en 1634 con doña Olaya Collantes y Soto y quienes fueron  sepultados en Medellín donde residían; don Pedro en 1679 y doña Olaya en 1690. Con mucha descendencia.

DUQUE.


El apellido Duque es  de origen castellano, de las montañas de Santander y dicen descender del Duque de Cantabria. El apellido originalmente fue Duque de Estrada como llegó a Antioquia en la persona de don Juan Duque de Estrada, venido a la ciudad de Antioquia desde Mariquita donde nació en 1643. Hijo natural del capitán  Pedro Duque Mier de Estrada, según Flórez de Ocáris,  persona de mucha fortuna, quien desempeñó el cargo de alcalde de Mariquita y corregidor de la provincia, encomendero en Ibagué, fue un personaje muy apreciado en la región. Era natural del lugar de la Serna, del valle Peña de Mellera en las montañas de Burgos. Don Pedro  llegó a la Nueva Granada en 1625 y era hijo legítimo de Pedro de Mier de Estrada y de Teresa Fernández Inguanzo, familias hidalgas. Casado con Jerónima de Urbina Erazo de sus matrimonio no hubo descendencia. En 1627 don Pedro estando en Cartagena pidió a su padre en España que levantara una probanza de su linaje.
Juan Duque de Estrada, durante su infancia, fue criado por Juan Díaz Olarte y Francisca Bracho y se le conocía como Juan Díaz Olarte. Ya adulto al morir su padre, quien lo reconoció en su testamento, él tomó el apellido Duque y así llegó a residenciarse en Marinilla donde falleció el 3 de abril de 1728. Había casado   en Arma con Juana Josefa García de Heredia matrimonio del cual nacieron doce hijos en Marinilla donde  formaron una abundante y muy distinguida prole. 

ECHAVARRIA.


Este linaje  vasconavarro, probó su nobleza en la orden de Alcántara en 1647. Fue traído a Antioquia  por don Antonio Echavarria Jáuregui, natural de la villa de Marquina, provincia de Álava. El linaje inicial de los Echavarrias, Echeverris  y similares, viene de Etxebarri Vizcaya cerca de Bilbao. Don Antonio era hijo legítimo de don Juan de Echavarria Manosca y doña Ana María Jáuregui Izquierdo.  El 3 de mayo de 1.683 casó en Santafé de Antioquia con doña Andrea de Latorre Angulo viuda de don Domingo  de León Zuluaga, también vizcaino y quien  era natural de San Jerónimo e hija del tercer matrimonio del capitán Andrés de Latorre y Santiago con doña  Isabel de Angulo Sotomayor. Del matrimonio Echavarria-Latorre nacieron seis hijos, dos de ellos varones quienes  extendieron el apellido en Antioquia y en Colombia.


ECHEVERRI.

Desde mediados del siglo XVII, llegó a Antioquia este apellido con el alférez Pedro Echeverri  Elguia, natural de Fuenterabia en Guipúzcoa hijo del matrimonio de don Juan de Aldape Echeverri y doña Catalina Elguia y Viasi. El maese de campo don Juan de Aldape Echeverri era caballero de la Orden de Calatrava y toda su familia  "hijosdalgos notorios".  Don Pedro de Echeverri ingresó al servicio militar donde obtuvo el titulo de capitán de milicias. Por 1650 obtuvo la baja del ejército y el permiso para viajar a las Indias. Llegó al valle de Aburrá   y allí contrajo matrimonio con doña  Juana Isabel Ruiz de la Parra el 16 de noviembre de 1659. Doña Isabel hija de don Cristóbal Ruiz de la Parra  y doña Juan María Mendoza Ruiz, de las familias más importantes de Medellín en su época. Don Pedro y doña Juana Isabel  luego se avecindaron en Guarne y Rionegro donde formaron su familia. Otorgó testamento el 6 de febrero de 1719, y murió en octubre del mismo año. En su testamento  declara que de su matrimonio nacieron siete hijos, cinco de ellos varones. Sabemos dé: Ignacio quien casó en Cali con Teresa Cobo de Figueroa del Águila.  Pedro quien  murió en Buga y casó con doña Juana hermana de doña Teresa la esposa de Ignacio. Jerónimo casado en Medellín con Gregoria Echagüe Angulo. Cristóbal casado con Juana Manuela Gallón Arango con trece hijos. Antonio casado con Gertudis Peláez Vélez, todos ellos  con   sucesión legítima y muchos hijos naturales conocidos.

ESTRADA.

Don  Pedro Leonin de  Estrada, fue el genitor de este apellido en Antioquia. Era nacido en Peña Mellera en el arzobispado de Oviedo, del principado de Asturias. Fue el hijo primogénito de  don Francisco (Llonin, originalmente) Leonín de Estrada y de doña María Francisca González de Zerdio. Llegó a Medellín a principios del siglo XVIII donde contrajo matrimonio el 5 de diciembre de 1706 con doña Bárbara  de Toro hija legítima de don  Cristóbal de Toro Zapata y de doña Ana Guerra Peláez, matrimonio del cual nació un hijo don José Estrada Toro con descendencia  en Medellín. En segundo matrimonio en 1708 don Pedro casó con doña Catalina Maya y Acebedo, hija de don Ventura Maya y doña  Juana de Acevedo, viuda de don José Álvarez del Pino Lezcano. Doña Catalina murió muy pronto y del matrimonio con don Pedro  no dejó descendencia. Don Pedro volvió a casar  con María Vicencia Guerra Peláez Vélez el 19 de abril de 1719, hija de don Lorenzo Guerra Peláez (hijo) y doña María Vélez de Rivero. De este matrimonio nacieron once hijos de los cuales solo tres hijos varones formaron líneas o descendencia. La familia Estrada formó una línea genealógica muy importante en Aguadas. Don Pedro testó en 1760  y murió en Medellín el año de 1767. Es importante aclarar que no se debe confundir las familias de don Pedro Leonin de Estrada con  la familia de don Juan Duque de Estrada. Don Juan era vecino de Mariquita y la mayor parte de su descendencia usó el apellido Duque, aunque alguna rama siguió el apellido Estrada.

GAVIRIA.


De origen vascuence este linaje tuvo varios solares en la provincia de Guipúzcua uno de ellos en Vitoria  y otro en la provincia de Álava donde nació don Carlos Gaviria Troconis, el primer español que aparece en Antioquia con este apellido y quien era hijo de don Pedro Gaviria de Montoya y doña Damiana González Troconis. Llegó a Medellín, al tiempo de su fundación en 1674, y casó allí el 25 de septiembre de 1678 con doña Manuela de Castrillón Vásquez Guadramiros, de la elite de Medellín y  quien debía haber nacido por 1660, hija del capitán Manuel de Castrillón y doña María Vásquez Guadramiros,  familias de mayor distinción en la Villa. Los Gaviria-Castrillón fueron padres de diez hijos, la mayoría de ellos mujeres y los árboles que podríamos llamar genitores de la familia en Antioquia fueron: don Carlos de Gaviria Castrillón "el mozo" quien casó con doña Gertrudis  del Mazo Atehortúa, padres también de diez hijos y a don Pedro  casado con Tomasa Cataño Castrillón con descendencia.

GUERRA PELÁEZ.


Don  Juan Guerra-Peláez Abeo y Araco-Juncos, nacido en Espinosa de los Monteros,  provincia de Burgos, España, en 1570 y fallecido en Santa Fé de Bogotá en 1633, donde  había casado por 1600, con doña María  Hernández de la Vera Correa, también española y quien había llegado al  Nuevo Reino de Granada con sus padres. Hijos de estos fueron don Juan  Guerra-Peláez Hernández de la Vera, bautizado en la iglesia de las Nieves en Santa Fé en abril de 1601 y don Lorenzo, bautizado en Tabio (hoy municipio de Cundinamarca) el 4 de octubre de 1610. Ambos  se residenciaron en Santafé de Antioquia y luego en el valle de Aburra. Don Juan, quien aparece con el título de sargento mayor, casó en primeras nupcias en Santa Fé de Bogotá en 1621, con doña  Isabel de Ortega Rodríguez, hija de don Baltasar de Ortega y Joana Rodríguez; matrimonio sin descendencia y luego en Santafé de Antioquia con doña Juana de la Cámara Carvajal, hija de don Diego Ruiz de la Cámara y doña Mencia de Carvajal y Torreblanca De este matrimonio solo hubo un hijo varón que murió niño y tres hembras casadas, dos de ellas con los genitores del apellido Restrepo en Antioquia, don Alonso y don Marcos, y la otra con el regidor Cristóbal Toro Zapata. El Sargento don Juan fue Alcalde de Aburrá en 1632. Don Lorenzo había casado en primeras nupcias en Santa Fé de Bogotá y llegó con su esposa doña Ana de la Cámara Ordóñez al Valle de Aburra. A la muerte de doña Ana, don Lorenzo casó en segundas nupcias con  doña Josefa Betancurt y Velasco. Con descendencia en ambos matrimonios. A partir de los genitores del linaje solo se conoce el apellido como Peláez y sus miembros tuvieron en la época, una señalada posición social y económica en la vida antioqueña.

HENAO.


En 1548 llegó a  Popayán, en la Nueva Granada, el primer personaje que conocemos con el apellido Henao. Se trata de don Melchor de Henao quien llegó como maestrescuela de la comitiva o acompañamiento, del primer obispo de Popayán don Juan del Valle.
Don Melchor llegó con su hermano don Vicente Tamayo Henao. Eran hijos de  los españoles de Alba de Tormes, en Castilla la Vieja, licenciado don Francisco Henao y doña Inés Tamayo. Tanto don Melchor como don Vicente tuvieron notoria figuración en la provincia del Cauca.    Hijo de don Melchor de Henao  fue don Gregorio Henao Vivas nacido en Cali por 1600 y quien casó allí, en primeras nupcias con  María Ramírez  con quien  procreó tres hijos, con los cuales llegó a  Antioquia, después de la muerte de su esposa en Cali. En la ciudad  de Antioquia, en 1637, contrajo segundas nupcias con doña Jacoba García de Ordaz hija natural de  Martín Vásquez-Guadramiros y Clara García de Paredes. Gregorio y  Jacoba tuvieron nueve hijos y fijaron su residencia en Copacabana donde murió Jacoba el 15 de enero de 1716. Varios de estos hijos fijaron su residencia en Rionegro.

 ISAZA.


Este apellido de procedencia vasca era inicialmente escrito como Isasa. A Medellín, después de su fundación, aproximadamente por 1670, llegó  don Juan Bautista Isaza Goyenechea, de San Sebastián de Guipúzcua, bautizado el 10 de marzo de 1654 en la villa de Renteria del valle de Oyarzún. Fueron sus padrinos el presbítero Juan de Iguereta y doña Magdalena de Iriberri. Hijo de don Manuel de Isasa (así conocido y registrado, originalmente) y doña María Goyenechea, de quienes conocemos cuatro hijos; don Lázaro, don García, doña Ramos y  don Juan Bautista, el distinguido personaje a quien nos referimos. Casó en Medellín  el 30 de noviembre de 1682 con doña Margarita López Atuesta, hija de don Rodrigo López de Atuesta, español de Burgos y de doña Tomasa Correal de Ocampo. Don Juan Bautista y doña Margarita formaron su hogar en Envigado donde murió don Juan Bautista en 23 de enero de 1700. Tres fueron los  hijos varones del matrimonio Isaza-Atuesta: Don Francisco Javier soltero. Don José Antonio casado en Medellín con doña Josefa Pérez de Rivero Restrepo y don Juan Gregorio casado en Rionegro con  doña Gregoria Echeverri Echagüe. No sabemos que hayan llegado a la Nueva Granada más personas con el apellido Isaza, en la época.

JARAMILLO.


Apellido de origen navarro. Toponímico  de origen castellano, de Burgos donde hay dos poblaciones con nombre Jaramillo. La palabra Jaramillo deviene de Xaramiel   "lugar sembrado de jaras." En España al primero se encuentra con el apellido Jaramillo por 1200, lo vemos en el archivo del Monasterio de Huelgas en Burgos.  Al  Nuevo Reino de Granada llegó por  el siglo XVI y es así como encontramos en la ciudad de Antioquia, en 1571 a don Pedro Jaramillo, hombre de gran fortuna; a don García Jaramillo de Andrade ( Andrada, nos dice Flórez de Ocáris.) casado en segundas nupcias con la famosa minera doña María Centeno Taborda y el tercero también hombre de mucha fortuna, don Diego Jaramillo de Andrade. Parece que estos personajes llegaron por el sur y antes habían sido vecinos  en Anserma y Arma.
El más conocido de todos los del apellido  fué, don Juan Jaramillo de Andrade considerado como genitor del linaje de los Jaramillos en Colombia. Había llegado a la Nueva Granada por Cartagena en 1598 y a los dos años había casado en la ciudad de Antioquia, con doña  Juana Centeno Taborda, hermana de doña María, la esposa de don García, atrás nombrado. Don Juan, nacido en la Villa de Montejicar cerca de Granada España, en el año de de 1579, era hijo del Escribano Real  don Alonso Jaramillo de Andrade, español natural de Zafra y casado con doña Isabel  de Toledo y Salcedo natural de Granada vecinos de Los Santos, en España. Inicialmente los portadores del apellido algunos  llevaron el apellido  Zafra de Jaramillo. Hijosdalgos reconocidos y con ascendencias anteriores al año de 1200. Hay una extensa probanza para reconocer la hidalguía de esta familia. El principal tronco de esta familia se formó en Copacabana, con un segundo Juan Jaramillo de Andrade casado con doña Ana de Céspedes y Guzmán y padres que fueron de nueve hijos entre ellos don Alonso Jaramillo de Andrade, primer alcalde de Medellín en su fundación  y casado en primeras nupcias con doña Jacinta de Molina Beltrán del Castillo quienes fueron el tronco más conocido de el apellido Jaramillo en todo el país.   

LONDOÑO.

Linaje de origen vasco del lugar de su nombre, cercano a Orduña partido judicial de Valmaseda en Vizcaya. El linaje de  los Londoño en España fue uno de los más antiguos e ilustres. Una rama del apellido pasó a Castilla desde donde llego al Nuevo Reino de Granada. Dos hermanos con este apellido llegaron a Santafé de Bogotá  antes de 1677, según se desprende de una probanza levantada por don Agustín Londoño Trasmiera, en España, quien dice que su hermano Juan Londoño Trasmiera ya está en  el  Nuevo  Reino de Granada. Don Juan y don Agustín eran hijos de don Juan Londoño y Trasmiera y de doña Catalina de la Cuesta y Pardo de la Casta y nacidos en la Villa de Requena, provincia de la Mancha, en la Raya del reino de Valencia. Don Agustín se estableció en Santafé de Bogotá donde  fue alcalde mayor en 1711 y donde  casó, en 1688, con doña Ángela Salgado y Salazar. Este matrimonio no tuvo  mucha descendencia.
 Don Juan, el portador del mayorazgo de la casa Londoño, llegó a Cartagena donde se dice que contrajo matrimonio y enviudó pero no sabemos el nombre de la esposa. Luego se avecindó en Medellín y en 1685 casó con doña Bárbara Gertrudis Zapata Toro, hija de don Antonio Zapata Gómez de Múnera y doña Ana María de Toro y Ordáz. Avecindado luego en Rionegro. De sus hijos sabemos de doña Javiera, "La libertadora de esclavos" casada con Ignacio de Castañeda, residenciados en El Retiro, sin descendencia. De don Antonio, casado en primeras nupcias en Medellín con María de Castañeda y Atehortúa y en segundas nupcias con doña Manuela de Puerta Molina, con mucha descendencia y  de don Agustín casado en la ciudad de Antioquia con doña Catalina Maldonado originaria de Santafé de Bogotá.

LOTERO.


Este apellido lo trajo a Antioquia don Juan  José Lotero, quien testó en Medellín en 1747, donde dice que era natural de  Segovia en España e hijo de  Pedro Lotero y María Vélez de Toro. Había casado en Medellín en 1725 con doña Josefa Velásquez Betancurt, hija de don Miguel Velásquez de la Parra y doña Ambrosia Betancur Velasco Álvarez.  Del matrimonio Lotero Velásquez  nacieron nueve hijos. Don Juan José  ocupó en Medellín el cargo de Escribano público y de cabildo, cargo que a su muerte fue ejercido por su hijo Juan José "El mozo".

LLANO.

En primer personaje que encontramos con este apellido fue don José Antonio Llano de la Pontilla, español de Asturias que nació por 1746, hijo de don Bernardo de Antonio Llano y doña María de la Pontilla. Don José Antonio casó en Rionegro en 1770 con doña  Rita Marulanda Londoño, la hija de don Juan Prudencio Marulanda Isaspiribil y doña Joaquina Londoño Piedrahita.  Murió don José Antonio en Rionegro el 22 de noviembre de 1810. En su época formó parte de la  élite social de la región. Fueron padres de quince hijos la mayoría de ellos radicada en la región y especialmente en La Ceja donde formaron un extenso y muy digno linaje.

MARULANDA.


El portador de este apellido en Antioquia fue don Juan Prudencio Marulanda Isaspiribil, quien había nacido en el "caserío" de sus abuelos maternos en la anteiglesia de Mazmela en la villa de Escoriaza, en el corazón de la provincia de Guipúzcua. Hijo de don Martín de Marulanda Elejalde y doña Ana María de Isaspiribil y Castañares. Don Juan Prudencio recibió una esmerada educación y a la edad de diez y nueve años se presentó en Cádiz en 1739 con intención de viajar a las Indias y lo hizo en compañía de dos primos hermanos,  don Juan y don Pablo  quienes posteriormente  se avecindaron en México.
Don Juan Prudencio, solicitó a su padre que levantara  información sobre su nobleza e hidalguía  en 1752 ante las autoridades de la villa de Escoriaza donde se conoció el expediente y donde se encuentra archivado. Fue Alcalde de Arma en 1758 y vecino de Medellín en 1785. Se residenció en Llanogrande  en Santiago de Arma de Rionegro con  su esposa doña  Josefa Londoño Piedrahita, rica heredera de don Sancho Londoño Zapata. Don Juan Prudencio fue dueño de lo que actualmente es el valle de La Ceja. Fue un ciudadano ejemplar que colaboró al crecimiento del lugar. Una de sus hijas, soltera, donó los terrenos para la primera fundación de la población de La Ceja. Murió don Juan Prudencio en Rionegro el 2 de febrero de l813, dejando una inmensa fortuna y una apreciada familia.

MAYA.


El origen del apellido  es navarro,  de la villa de su nombre en Pamplona. Se cree que el apellido Amaya y Maya es del mismo linaje. El fundador del apellido Maya en Antioquia fue don Ventura Maya Suárez Cardoso  natural de Santafé  de Bogotá en el nuevo Reino de Granada, y quien era hijo de don Domingo de Maya Enderis contador de la Real Hacienda quien llegó a las Indias en 1628 y de doña Ana de Suárez Cardoso Home Maldonado, natural de Santafé,  familias  españolas originarias de Pamplona en España. Don Domingo y doña Ana, fueron padres de tres hijos  entre ellos   don Ventura quien se estableció en el Sitio de Aná a la muerte de su padre en Santafé  y le correspondió colaborar en la fundación de Medellín y donde  casó  el 28 de octubre de 1669 con doña Juana de Acevedo Vivancos, hija del capitán  Ambrosio de Acevedo y de doña Isabel Vivancos. Fueron  hijos de este matrimonio, don Juan José de Maya casado en Medellín con doña María Alvarez del Pino Lezcano, padres de once hijos. Don Ambrosio muerto en la infancia, don Manuel, ordenado sacerdote, el Alférez  Domingo de Maya y Acevedo casado con doña Catalina  Vélez de Rivero Toro. Don Salvador casado con doña Tomasa Ochoa Tirado Zapata con ocho hijos, dos varones quienes tuvieron sus familias en el suroeste antioqueño. Las descendencias de estas familias se extendieron especialmente en el antiguo Caldas.

 MEJÍA.


Don Juan Mejía de Tobar Montoya,
 natural de Villacastín, en la provincia de Segovia y de nobles e  hidalgos ancestros.  Encontramos este linaje en España con muchos e influyentes dignatarios, obispos, caballeros de Santiago, etc. Originalmente escrito como Messia, apellido de origen gallego. Don Juan era hijo de don Juan del Puerto Mejía y  doña Constanza Montoya.  Llegó a las Indias y se radicó en Cartago entre 1602 y 1605 donde vivía don Alonso Mejía de Prado su pariente y quien era encomendero en la región. En 1609 lo encontramos en la ciudad de Antioquia donde ese año contrajo matrimonio con  Elvira Ramírez de Coy y Sánchez Torreblanca, mestiza cuarterona. "Enlace con el cual amestizó prácticamente a todos las familias de Antioquia, ya que su nombre figura en casi todos los árboles  genealógicos de los antioqueños." Según nos dice don Rodrigo Escobar Restrepo Don Juan fue alcalde ordinario, contador  y tesorero de la Real Hacienda, en varios períodos en Santa Fé de Antioquia. Don Juan en 1634 otorgó poder al padre guardián del monasterio de San Francisco de Villacastín, España, para que levantara la probanza en su nombre, copia de cuyos documentos reposan en el Archivo de Antioquia. Del  matrimonio de don Juan Mejía y doña Elvira Ramírez conocemos diez hijos que formaron el más extenso e importante linaje del poblamiento antioqueño. Murió don Juan en el valle de Aburrá en 1.644. Sus restos fueron sepultados en la Catedral de Santa Fé de Antioquia.

MONTOYA.


Este apellido, con mucha historia en su ascendencia y del cual se dice que era de origen, gitano, judío etc., es un apellido de origen  vasco, de Aláva y luego extendido en Castilla y Andalucía.   Llegó a   Antioquia con don Fernando Montoya Ortiznatural de la villa de Berantevilla, obispado de Calahorra en Aláva, España, nacido allí  por 1603, hijo legítimo de don Juan de Montoya y doña Magdalena Ortiz Tocano, y quien llegó a Antioquia nombrado como Gobernador.  Tuvo información de nobleza en 1628. Se avecindó en la ciudad de Antioquia, donde ocupó honrosa posición social y económica, y allí casó en 1628 con  Isabel de Piedrahita Gutiérrez de Guetaria  De este matrimonio hubo distinguida descendencia, la mayoría  de ellos residentes en Rionegro.  Uno de sus hijos, el maestro Miguel Jerónimo Montoya Piedrahita cura de Rionegro y Sopetrán, tuvo descendencia  que inicialmente fue bautizada como espurios pero que a la muerte del Padre Montoya fueron reconocidos como hijos del este, legalmente. Es uno de los linajes más auténticamente antioqueño, lleno de personajes, política, económica y socialmente  significativos en la vida del país.  Su descendencia está muy extendida por todo el país.

Indice                               Continua

 
Ir a página:  |  1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  6  |  7  |  8  |  9  |  10  |  11  |  12  |  13  |  14  |  15  |  16  | 
Contáctenos
Biblioteca Virtual Búsqueda avanzada Contáctenos